93 188 15 38

Seis pasos para no vender vuestro piso

Estos motivos pueden complicar e incluso impedir que podamos realizar la venta de un piso con normalidad

No, no nos hemos vuelto locos, queremos seguir vendiendo vuestros pisos pero para ello consideramos necesario que sepáis qué motivos pueden complicar e incluso impedir, que podamos realizar la venta con normalidad.

1.- No dar facilidades para hacer las visitas: a pesar de que de por sí todos solemos tener una agenda complicada, si estáis decididos a vender vuestro tenéis que darle prioridad. Por ello, cuanto mayor flexibilidad horaria le facilitemos al comprador, mayores y mejores opciones de venta dispondréis.

2.- Estar presente mientras se realice la visita: lo ideal es que el cliente comprador realice la visita únicamente en presencia del agente inmobiliario. La presencia del propietario puede cohibirle o incomodarle. Sabemos que esto no es siempre posible porque en muchas ocasiones los propietarios vivís en el piso. En esa situación resulta muy recomendable no os encontréis presentes durante la visita.

3.- Hablar con el cliente comprador durante la visita: este punto va ligado con el anterior. Si no es posible que os ausentéis durante la visita, hay que darle al cliente las mayores facilidades para que la realice y por supuesto, no entablar conversaciones con él ya que pueden incomodarle. No es necesario venderle el piso, para eso ya está el agente inmobiliario.

4.- No tener el piso recogido: ¿qué impresión puede llevarse el cliente comprador si a la hora de hacer la visita, no tenéis el piso recogido?. Cuando esto sucede las visitas no suelen durar más de un minuto. El piso puede estar muy bien distribuido y localizado, pero si no está limpio y recogido será casi imposible que alguien lo compre. ¿Si el piso dispone de mucha luz, por qué tener las persianas bajadas durante la visita?.

5.- No dejar que el agente inmobiliario haga sus propias fotos: la importancia de disponer de unas buenas fotos del inmueble es fundamental. Las webs y portales son grandes escaparates y a la vez, el primer filtro que hacen los clientes compradores a la hora de escoger. Si las fotos no son buenas, a pesar de que el piso lo sea, es muy fácil que se descarte. El agente sabe cómo han ser y cómo han de hacerse.

6.- No hacer caso de las recomendaciones del agente inmobiliario y valorar el piso por encima del precio de mercado: el agente inmobiliario conoce el estado del mercado y valora en función de ese conocimiento, esa es parte fundamental de su trabajo. Las indicaciones de precio que dé no son aleatorias. No hacer caso al agente y valorar un piso por encima de su precio de mercado es condenarlo a complicar mucho su venta.